Oda a los interlocutores en materia de prevención de riesgos laborales

Seguridad contra incendios e influencia del diseño prestacional (PBD)
13 enero, 2016
Riesgo eléctrico: formación y capacitación de los trabajadores
4 abril, 2018

Oda a los interlocutores en materia de prevención de riesgos laborales

Prevenció de Riscos Laborals

En cumplimiento de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales (en adelante PRL), las empresas con trabajadores por cuenta ajena están obligadas a adoptar una modalidad preventiva e integrar la prevención de riesgos laborales en su funcionamiento cotidiano.

Cuando una empresa opta por la contratación de un Servicio de Prevención de Riesgos Ajenos (en adelante SPA) para el asesoramiento y el acompañamiento en la implantación, integración y gestión de la PRL, la carga del cumplimiento de esta ley acontece menos pesada para el empresario pero a menudo queda en el olvido que el éxito de esta modalidad de gestión de la prevención pasa no solo por saber escoger un SPA con cara y ojos, que sepa aportar un precio razonable con un servicio real y con técnicos que creen en lo que hacen, sino por una buena interrelación entre el técnico con el interlocutor de la empresa en materia de PRL.

Prevenció de Riscos Laborals

El interlocutor de la empresa es aquella persona de la plantilla que con conocimientos o sin sobre la PRL recibe la desconocida tarea de atender al técnico de PRL cuando visita la empresa pero también de forma inherente, recibe la tarea de dar respuesta a todo el alud de requerimientos en materia de Coordinación de Actividades Empresariales (siempre urgentes y siempre vitales para el ritmo de la producción y del servicio acordados con los otros clientes).

Así, siempre tenemos en cuenta que las especialidades técnicas en relación a la PRL incluyen: la Seguridad en el Trabajo, la Higiene Industrial, la Ergonomia y la Psicosociología aplicada; y que la gestión de la PRL a nivel de empresa incluye desde la Evaluación y Planificación de actividad preventiva, a la Formación-Información de la plantilla, la entrega de EPI’s, ofrecimiento de reconocimiento médico, etc. al final el trabajador designado como agraciado con la designación de Interlocutor se encuentra en un mar de nuevos conceptos, exigencias y requisitos diversos que no todos asumen con la misma agilidad.

Aquí es donde es necesario reconocer el esfuerzo de todos aquellos interlocutores, que además de su lista de tareas inherentes al propio funcionamiento de la empresa, asumen como pueden esta nueva responsabilidad. Y sí, hay que decir que como todo en esta vida, de interlocutores hay de todos los tipos, pero estas lineas van para agradecer a todos esos interlocutores que van más allá de hacerse un agujero en la agenda para abrirnos la puerta y aceptan el reto que supone aprender cómo funciona la PRL y como una óptima integración les permitirá seguir adelante con su actividad poniendo por delante la Seguridad y la Salud de los trabajadores en plantilla y la sostenibilidad de la empresa.

Gracias al interlocutor por preguntar, gracias por escuchar, gracias por PRLcolaborar en nuestra toma de decisiones, por dar respuesta a todas nuestras preguntas y hacer posible así que los técnicos en prevención podamos llevar a cabo nuestra tarea que al final es la de velar también por la Seguridad y Salud de todos los trabajadores.

Si una Prevención de Riesgos Laborales bien entendida por la empresa nos permite dar otro sentido al trabajo, un buen interlocutor en materia de PRL es a menudo un aspecto clave en el proceso.